Tras las secciones “A pie” y “En bici”, solamente nos queda por mostraros qué es lo que podéis encontrar en un entorno razonablemente cercano aquellos que nos visitáis con coche. Como es normal, hay miles de rincones que descubrir y que no mencionaremos para no aburrir, pero desde el Albergue Llanes Playa de Poo sabemos que, de los que os hablamos, ninguno es una pérdida de tiempo.

Si nos centramos en qué es lo que se puede ver en el oriente de Asturias, hay tres pueblos – y muchos más, sin ninguna duda –  que son absolutamente preciosos y que merecen una tarde de paseo por ellos: Colunga, Lastres y Villaviciosa. Tres villas con diferentes características pero con un denominador común: el mar. Mención especial merece el Museo Jurásico de Asturias (MUJA), un paraíso para los amantes de los dinosaurios, que hace las delicias de los más pequeños de la casa.

A una distancia de unos 100 km desde nuestra casa, se encuentran las dos ciudades principales de Asturias: Oviedo y Gijón (discúlpanos Avilés, estás un poquito más lejos pero te queremos igual). Oviedo es la capital de la región, y su encanto es innegable: perderse por las calles del Oviedo Antiguo, con todo el conjunto de monumentos que alberga, disfrutar de las preciosas vistas desde el monte Naranco, con dos monumentos clave del prerrománico mundial como son Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, y comer y disfrutar de una buena sidra en la calle Gascona siempre te dejará con buen sabor de boca. Lo mismo sucede con Gijón: su paseo marítimo, una buena obra de teatro en el Jovellanos o una velada de diversión por Cimadevilla harán de tu visita algo especial.

Por si mismos, los Picos de Europa darían para escribir miles de páginas. Si Asturias es conocida como el “Paraíso Natural” es por esa combinación tan increíble que tenemos de mar y montaña. Desde nuestra casa, existen 4 accesos distintos a los Picos de Europa, y uno de ellos es especial para todos los asturianos: Covadonga.

Este año se celebra el centenario de la Basílica de Covadonga, así como de la creación del Parque Nacional de los Picos de Europa, así que es una visita imprescindible, disfrutar del conjunto monumental de Covadonga y subir después a los Lagos Enol y Ercina, en pleno corazón de los Picos para realizar pequeñas rutas en un entorno difícil de superar en todo el mundo.

Pero hay más opciones para los Picos. La Ruta del Cares es la senda por excelencia de Asturias, siguiendo el curso del río Cares entre desfiladeros que te harán sentir una hormiga rodeada de gigantes naturales. Además, Potes y Sotres son dos puntos distintos desde los que poder disfrutar de la naturaleza inolvidable de nuestra región, e incluso, Fuente Dé en Cantabria, con su teleférico, es más que accesible desde nuestra casa

Y como no, Cantabria. Estamos tan cerca de la frontera que divide a estas dos regiones hermanas que no podemos pasar sin mencionar alguno de sus más bellos rincones. El primero sería San Vicente de la Barquera, preciosa villa marinera con un encanto especial. La monumentalidad de Santillana del Mar, El Capricho de Gaudí en Comillas y por supuesto, su capital Santander, hacen de Cantabria una región con múltiples lugares para descubrir.